Qué es el punto P y dónde está en el hombre

Categoría: Sexualidad Masculina Etiquetas: Comentarios: One Comment Fecha: 20 noviembre, 2018

Qué es el punto P y dónde está en el hombre

Seguro que has oído hablar del punto G en la mujer, pero, ¿sabes lo que es el Punto P del hombre?

La sexualidad es un mundo por descubrir y si creías saberlo todo, ya ves que no es así. Igual que las mujeres tienen un punto que, correctamente estimulado, puede proporcionarles orgasmos de gran intensidad, el hombre también tiene uno. Aunque ciertamente, no todo el mundo está dispuesto a experimentarlo…

Ese Punto P no es otro que la próstata, un pequeño órgano situado entre la vejiga y el recto, al que sólo se puede acceder por el único orificio que los hombres tienen. Sí, ese mismo.

Quizás ese sea el motivo de que a no todos les haga mucha gracia probar con el dichoso Punto P. Ya se sabe que para un hombre “de verdad” el orificio en cuestión es de vía única, y la idea de introducir por ahí cualquier cosa atenta contra su concepto de masculinidad.

Ahora bien, si no eres de los inflexibles en este punto y lo de probar cosas nuevas te motiva, la aventura de explorar el punto P puede ser, como poco, excitante.

A decir verdad no son tantos los hombres que lo han probado, pero lo que cuentan es que, bien estimulada, esa zona puede ocasionar incluso la capacidad de tener orgasmos múltiples.

¿Imposible? ¿Leyenda urbana?No te queda más opción que comprobarlo por ti mismo si quieres salir de dudas.

Lo primero es decidir si quieres autoexplorarte o prefieres que sea tu pareja la que investigue por ahí dentro.

Hacerlo por ti mismo te permite reaccionar de inmediato a las sensaciones, aunque una pareja te ofrece el añadido de poder proporcionarte estimulación oral en la zona anal mientras manipula.

También está la posibilidad de hacerte con un juguete específico para la estimulación del punto P, en nuestra tienda online tenemos muchos ;-).

En cualquier caso siempre debes hacerlo con cuidado y por supuesto manteniendo la máxima higiene posible. Lo ideal es cubrir la mano con un guante de latex y lavar bien la zona para minimizar el contacto con bacterias.

Ya has visto que nunca es tarde para experimentar nuevos placeres. Si tienes una mente abierta y explorar el punto P no te produce mayor conflicto con tu identidad sexual, ya tienes un nuevo reto al que enfrentarte.

Compartir este post

Opiniones (1)

  • Suso Responder

    Pues habrá que probar ¿no? Iré practicando para el examen de próstata a ver si voy soltando los esfínteres.

    20 noviembre, 2018 en 7:41 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *